Post Medical Job

Do you have a permanent (full-time or part-time) opening for a high-quality medical specialist? Click Here to post More »

Post Your Resume Here

Are you a healthcare professional working long 12 -14 hour days, too many weekends and holidays, or traveling too far from home? Are you not home for dinner usually or not able to spend enough quality time with your family More »

About US

NSI Healthcare Recruiters is one of the most trusted and reliable recruitment and placement services available to medical professionals in the USA. NSI has been in business for over 29 years and has assisted many healthcare providers in locating and hiring qualified medical professionals. More »

Contact Us

Candidates: Because our posted healthcare jobs are filled quickly we ask that you contact us for the latest updates. Employers: Please post your job here for affordable placement service. More »

Health-Care-Recruiter.com

We at Health-Care-Recruiter.com pride ourselves on the highest quality, personalized-service that medical facilities and medical job applicants alike have come to expect from us. pride ourselves on the highest quality, personalized-service that medical facilities and medical job applicants alike have come to expect from us. More »

 

Daily Archives: July 26, 2016

Gov’t Task Force Finds Evidence Lacking to Support Visual Skin Cancer Screenings

For years, many dermatologists have urged patients to have a full-body visual check for skin cancer. But a new report by a panel of medical experts concluded for the second time in seven years that there is not enough evidence that these screenings benefit patients to recommend them as a preventive service.

In a review published Tuesday in JAMA, the U.S. Preventive Services Task Force updated its 썙 review of visual skin cancer exams, but still issued an “I” rating, which means “the current evidence is insufficient to assess the balance of benefits and harms.”

Dr. Michael Pignone, a task force member and chair at the Dell Medical School at the University of Texas at Austin, emphasized that this finding does not mean screenings have no benefit and no harm. “It’s a statement that the evidence isn’t good enough,” he said.

Use Our Content
This KHN story can be republished for free (details).

The task force, an independent volunteer panel of medical experts, reviews current scientific evidence for specific preventive services and makes recommendations about that services’ effectiveness for patients who don’t have obvious symptoms or aren’t at high risk.

Their findings are important because, under the health law, services that the task force assigns an “A” or “B” grade must generally be covered by health plans, including Medicare, without charging consumers anything out of pocket.

The panel conducted a systematic review of 13 studies to analyze the screening’s ability to reduce deaths caused by melanoma, possible harms that result from biopsies and whether the exam leads to earlier detection of skin cancer.

Its rating comes even as skin cancer rates continue to climb. According to the latest data from the Centers for Disease Control and Prevention, skin cancer is the most common cancer in the U.S. More than 9,000 U.S. adults died in 2013 from melanoma, a rare but highly aggressive form of skin cancer. In the same year, nearly 74,000 were diagnosed with some form of the disease.

Just as the 2009 “I” determination triggered dissent within the medical profession, Tuesday’s updated rating was accompanied by editorials ranging from support to concern and even criticism.

In one opinion published in JAMA Oncology, a trio of physicians decried the rating, claiming the recommendation “downplays” the importance of the visual screening procedure. The USPSTF’s methods of analysis were “too restrictive,” the doctors wrote, pushing instead for a higher rating to “emphasize screening as a part of regular physical examinations.” They also suggested that the visual exam could be targeted to patients based on age and sex. The also noted that, while questions persist about screening, “Current mortality from melanoma cannot be ignored.”

Editorials published in JAMA and JAMA Dermatology took a different view, highlighting the report’s findings as an “invitation” for more research on the harms and benefits of visual skin cancer screening. They also emphasized the need to better educate doctors about skin cancer and standardize how screenings are administered.

“Being able to pick up a melanoma early, just from looking at it, is a lifesaving procedure on its own,” said Dr. Hensin Tsao, director of the Melanoma Center and Pigmented Lesion Center at Massachusetts Hospital and co-author of the JAMA editorial.

But, he concluded, its value is hard to prove.

Pignone and Tsao don’t foresee doctors substantially changing their services in response to the rating, but Tsao said it could recast screenings from being considered “part of a general check-up” to a “diagnostic exam.” That means the service must meet a higher threshold to prove its effectiveness.

For now, Pignone said the lack of scientific information places the onus on individuals to choose the best course of action for their health, and on the scientific community to come up with evidence to identify the best strategies.

“It’s challenging to get good evidence and this is a case where we have to meet that challenge,” Pignone said.

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Para muchos en la creciente comunidad latina de Baltimore, el cuidado de salud es un desafío

Cecilia Ramirez está preocupada por su peso y por síntomas preocupantes que aluden a la diabetes, pero no buscará ayuda médica porque no se lo puede permitir.

“No voy al doctor cuando estoy enferma, es demasiado costoso”, dijo.

A pesar que es vendedora en una agencia de seguros en Highlandtown, un vecindario del este de Baltimore que ha visto un influjo de inmigrantes hispanos en años recientes, Ramirez, deł3 años, no tiene seguro de salud.

Su predicamento lo comparten miles de inmigrantes hispanos en el este de Baltimore, y millones a nivel nacional, quienes no pueden solventar servicios médicos regulares y están sin seguro porque carecen de los beneficios derivados de la residencia legal y de la ciudadanía estadounidense.

Este artículo también fue publicado por The Baltimore Sun. Teste contenido puede usarse de manera gratuita (detalles). logo Baltimore Sun

Los padres de Ramirez vinieron ilegalmente a los Estados Unidos desde México cuando ella tenía 10 años. Ahora, su estatus migratorio —“legalmente”— le permite trabajar y estudiar aquí sin miedo a la deportación, pero no tiene un camino a la ciudadanía. No es elegible para cobertura de salud bajo la Ley de Cuidado de Salud Asequible o cualquier programa de seguro de salud público.

(La reciente decisión de la Corte Suprema en un caso de inmigración relacionado no cambió esto).

Su ingreso anual de $23,000 la haría calificar fácilmente para el Medicaid, pero sólo lo pueden tener sus dos pequeñas hijas. El empleador de Ramirez tampoco puede permitirse ofrecerle seguro de salud privado, y aunque lo hubiera hecho, ella duda que pudiera pagarlo. Entonces, ¿cómo puede Ramirez lidiar con la sequedad de sus pulmones?

“Vicks VapoRub”, ofrece su jefe, David Rosario, dibujando una sonrisa irónica a Ramirez y a otros en la oficina.

Los latinos, con o sin seguro, enfrentan muchos desafíos cuando se trata de encontrar cuidado médico. Muchos tienen problemas para hablar y entender el inglés, son pobres y sin educación adecuada, o no tienen medio de transporte. Otros vienen de culturas donde el cuidado de salud es un lujo que no buscan con regularidad.

Cecilia Ramirez y sus dos hijas, Jenny Rodriguez-Ramirez, de 7 años, y Kimberly Gonzalez-Ramirez, de 3. Las niñas califican para el Medicaid porque nacieron en los Estados Unidos, pero su madre no por su status migratorio. (Doug Kapustin para KHN)

Cecilia Ramirez y sus dos hijas, Jenny Rodriguez-Ramirez, de 7 años, y Kimberly Gonzalez-Ramirez, de 3. Las niñas califican para el Medicaid porque nacieron en los Estados Unidos, pero su madre no por su status migratorio. (Doug Kapustin para KHN)

Pero la incapacidad de los no ciudadanos de unirse a planes de salud asequibles sigue siendo el principal obstáculo que separa a las personas de México, Centroamérica y Sudamérica de la atención. “Lo que vemos a lo largo del país es que los indocumentados son uno de los grupos más vulnerables cuando se trata de asegurabilidad”, dijo Steven Lopez, gerente del projecto de política de salud en el National Council of La Raza, el grupo más extenso de defensa de los latinos en Estados Unidos. “La oportunidad de tener cuidado de salud regular es la clave para encontrar mayor oportunidad. Si no tiene su salud, no va a progresar en la vida”.

A nivel nacional, más de 5 millones de personas viviendo ilegalmente en Estados Unidos están sin cobertura médica, con indicadores de que la mayoría son hispanos, de acuerdo con un informe del Urban Institute publicado en marzo.

Casi la mitad de todos los inmigrantes que viven aquí sin permiso no tienen seguro médico, en comparación con el 10,5 por ciento de los ciudadanos de Estados Unidos y aproximadamente el 15 por ciento de los no ciudadanos que viven aquí legalmente, según el informe. La tasa de adultos hispanos no asegurados cayó al 28 por ciento el año pasado —13 puntos porcentuales por debajo de 썝— pero sigue siendo muy superior a la de los blancos no hispanos, las personas de raza negra y los asiáticos, según estadísticas federales publicadas en mayo.

El desigual acceso de los inmigrantes a seguro de salud

Los ciudadanos estadounidenses de menos de 65 años que no tienen seguro de salud a través de sus empleadores pueden comprarlo o calificar para el Medicaid a través del Obamacare, donde también podrían ser elegibles para subsidios impositivos.Los que no son ciudadanos y están ilegalmente en los Estados Unidos no tienen estas opciones.

Algunos inmigrantes clasificados como “presentes legalmente” —aquéllos en camino a la ciudadanía o a los que se les otorgó permiso para permanecer en el país— pueden comprar pólizas del Obamacare, con créditos impositivos si califican.
También pueden calificar bajo el Medicaid si cumplen con ciertos criterios. Estos privilegios no se extienden a ciertos inmigrantes, como Cecilia Ramirez, la mujer que aparece en la historia principal, que tiene un estatus legal provisional bajo la Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA, por sus siglas en inglés) la norma de la administración Obama.

Fuente: Kaiser Family Foundation

“Ésto es tramposo para nosotros”, dijo Leana Wen, comisionada de salud de Baltimore. “La Ley de Cuidado de Salud Asequible excluye a estos individuos” quienes carecen de autorización para vivir en los Estados Unidos. Lo han hecho incluso mientras la alcaldesa Stephanie Rawlings-Blake trabaja para atraer a más inmigrantes con la esperanza de repoblar zonas abandonadas del centro de la ciudad.

Los latinos, quienes ocupan un lugar destacado en la unidad del alcalde para reclutar a 10.000 nuevas familias, continúan infiltrándose en varios de los vecindarios más antiguos del este de Baltimore, incluyendo Fells Point, Greektown, Highlandtown y Patterson Park.

La población de Baltimore incluye a cerca de 30.000 latinos, de los 9.000 que eran 15 años atrás, dicen oficiales. Los proveedores médicos y defensores de los latinos dicen que entre 40 y 60 por ciento de ellos viven en Estados Unidos ilegalmente, un rango cercano a los estimados nacionales del Urban Institute. La salud es la mayor preocupación. Los latinos de Baltimore tienen dos veces más probabilidades que los no latinos de decir que tienen una salud pobre o regular, de acuerdo con una encuesta del departamento de salud de la ciudad del 2011.

Hay información insuficiente para hacer juicios sobre la salud de los latinos de la ciudad o compararlos con otros grupos. Pero la muerte por enfermedad cardiovascular y cáncer fueron las dos principales causas de muerte entre los latinos de la ciudad en el 2012, de acuerdo con un reporte del departamento del 2014. Las lesiones no intencionales y la enfermedad hepática crónica o cirrosis empatan por la caurta causa principal de muerte entre los latinos de la ciudad, pero es mucho menos común entre los blancos no hispanos y las poblaciones de raza negra, halló el informe.

“Las personas pueden comenzar negocios y comprar casas, pero no pueden tener seguro médico”, dijo Rosario, quien ejerce como presidente de la junta para la Latino Providers Network, una organización que conecta a los hispanos con los servicios.

Trabajando en una oficina dentro del Johns Hopkins Bayview Medical Center en Baltimore, la trabajadora social Flor Giusti conversa con pacientes latinos en su oficina. (Doug Kapustin para KHN)

Trabajando en una oficina dentro del Johns Hopkins Bayview Medical Center en Baltimore, la trabajadora social Flor Giusti conversa con pacientes latinos en su oficina. (Doug Kapustin para KHN)

Como resultado, los proveedores de salud dicen que cuando ven personas llegar a sus oficinas o clínicas, están generalmente en estados avanzados de la enfermedad.

“Típicamente, vemos muchas enfermedades relacionadas con diabetes y obesidad, como presión arterial alta”, dijo Kathleen Page, una especialista en enfermedades infecciosas en el Johns Hopkins Hospital y cofundadora del Centro SOL, un programa de alcance de Bayview que trata a los clientes hispanos a precios reducidos. Los latinos de Baltimore sufren tasas más altas de estos trastornos, a pesar de ser más jóvenes como grupo que el resto de la población de la ciudad. Los problemas de infecciones crónicas y de salud mental como ansiedad y depresión aumentan de manera rampante, agregó Page.

Cerca del 95 por ciento de los pacientes hispanos que ella ve en la clínica de VIH están viviendo aquí ilegalmente y carecen de seguro de salud.

La habilidad de los latinos para encontrar tratamiento está ligada directamente a su estatus migratorio.

Algunas personas sin papeles en los Estados Unidos pueden recibir pagos por partos a través de la emergencia del Medicaid. Las clínicas de salud calificadas federalmente ofrecen cuidado médico básico a miles de no asegurados a tasas reducidas, sin preguntar sobre el estatus, pero el gobierno federal no ofrece opciones de seguros para aquéllos que viven en los Estados Unidos sin permiso.

El estatus de seguro puede variar incluso dentro de los hogares, reflejando estatus migratorios mixtos entre los miembros de la familia. La madre de Cecilia Ramirez, quien no tiene permiso para vivir en los Estados Unidos, permaneció sin seguro por mucho tiempo, dejando de lado el tratamiento para los fibroides uterinos por años porque estaba preocupada por el costo de la atención.

Mientras tanto, las hijas de Ramirez, Jenny de 7 años y Kimberly, de 3, reciben seguro a través del Medicaid. Porque nacieron en los Estados Unidos, lo que le da la ciudadanía, y cumplen con los estándares de elegibilidad del Medicaid, son capaces de ver a médicos de atención primaria y tener otro cuidado si lo necesitan.

La doctora Sarah Polk, pediatra, provee cuidado en la clínica Centro SOL en Johns Hopkins, en Baltimore, para pacientes como Janexy Marquez-Ramirez. (Doug Kapustin para KHN)

La doctora Sarah Polk, pediatra, provee cuidado en la clínica Centro SOL en Johns Hopkins, en Baltimore, para pacientes como Janexy Marquez-Ramirez. (Doug Kapustin para KHN)

Como una hija de inmigrantes nacida en el extranjero que entró a los Estados Unidos sin permiso, el acceso de Ramirez al cuidado de salud es problemático. Ella aplicó para, y recibió, el estatus de “presente legalmente” bajo una norma de la administración Obama del 2012 que permitió a las personas que llegaron a los Estados Unidos antes de los 16 años, y ahora tienen menos de 35, trabajar y estudiar en el país, sin temer la deportación. Otros 665.000 también han recibido tal estatus a nivel nacional, de acuerdo a cifras del Departamento de Seguridad Nacional (Department of Homeland Security). Pero fueron excluidos para obtener seguro de salud bajo la Ley de Cuidado de Salud Asequible por una norma relacionada del Departamento de Salud y Servicios Sociales (Department of Health and Human Services). Algunos estados, incluyendo California y Nueva York, han ablandado estos estándares y registraron a algunas personas que viven aquí ilegalmente en el Medicaid. Pero a nivel nacional, la mayoría permanece sin seguro.

Read This Article In English
“For Many In Baltimore’s Growing Latino Community, Health Care Is A Challenge”

Para ayudar a las personas como Ramirez y a otras personas de bajos ingresos sin permiso para vivir aquí, varias instituciones en el este de Baltimore han improvisado una variedad de servicios médicos fuera de los entornos típicos del hospital. Baltimore City, Johns Hopkins Bayview, dos clínicas subsidiadas federalmente y una clínica de caridad ofrecen intérpretes bilingües, proveedores de salud que hablan español y, tal vez lo más importante, tarifas bajas y escalas móviles para la atención.

El Access Partnership, o TAP, un programa caritativo de Johns Hopkins, ofrece pruebas diagnósticas y visitas a especialistas a muy bajo costo, usualmente no más de $20. El programa sirve a personas que no tienen seguro, que hacen 200 por ciento o menos del nivel federal de pobreza y que han sido residentes locales por seis meses.

Más del 90 por ciento son hispanos, y a ninguno se le ha preguntado si vive en los Estados Unidos ilegalmente, dijo Barbara Cook, directora médica del grupo.

Con ayuda de TAP, la madre de Cecilia Ramirez tuvo pruebas diagnósticas y la subsecuente cirugía poco más de un año atrás para remover el útero.

No obstante, Ramírez se pregunta si el resultado hubiera sido mejor si hubiera recibido ayuda antes.

“Si hubiera tenido seguro, podría haber buscado atención, en lugar de tener que esperar tanto tiempo que tuvieron que quitarle parte de su cuerpo”, dijo.

Esta historia fue apoyada en parte por una beca de la Annie E. Casey Foundation.

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Viewpoints: Trials Of Pro-Life Democrats; ‘Wake-Up Call’ On Drug-Resistant Superbug

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

State Highlights: Mental Health Court Starts Hearing Cases In Texas; Colo.’s Rocky Mountain Health Plans Strikes Deal With UnitedHealthcare

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Colorado ERs, Poison Control See Spike In Cases Of Kids Exposed Marijuana: Report

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Children With Disabilities Or Serious Illness Are Moving Into Limelight To Be Advocates

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Bystander Effect Of The Modern Age: Cries For Help Falling Into Social Media Abyss

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Silent Epidemic: Older Americans With Addiction Forsaken As Opioid Crisis Grips Nation

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Trendy Knee Surgery May Be Fixing Ligament That Doesn’t Even Exist

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Gilead’s Hep C Revenue Slips As Competition Increases And Pricing Pressure Mounts

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS